¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, acepta su uso.

Acepto

CLUB CICLISTA

LA CAROLINA

Menú Navegación

 

¿Te cuesta cambiar de desarrollo? ¿Notas que tienes que hacer mucha fuerza con el pulgar para subir piñones y platos? ¿Cuando quieres meter un piñón más pequeño notas que tarda en bajar? Si te ocurre esto es muy probable que tengas que revisar los cables y camisas del cambio.

 

Los cambios de MTB se accionan normalmente mediante un cable metálico conectado a los mandos. Cuando empujamos con el pulgar para poner un piñón o plato con más dientes, estamos tensando dicho cable para tirar del cambio o desviador. Las camisas son unos manguitos que guían el cable a lo largo del cuadro hacia el mecanismo correspondiente. Si se acumula suciedad entre el cable y la camisa, no se podrá deslizar con suavidad, provocando que los mandos se noten muy duros al tensar, o que el cambio no recupere su posición al aflojar.

 

La limpieza de los cables es algo sencillo, pero cada cierto tiempo tendremos que cambiar los cables y camisas por deteriorarse u oxidarse. Voy a explicar el proceso para el cambio trasero, pero el proceso es el mismo con los platos. También aclarar que el proceso se explica para un cambio trasero normal, en el que al tensar subimos piñones, ya que existen otro sistema mucho más raro en el que al tensar bajamos piñones.

 

1º- Posicionamos el cambio trasero en el piñón mas grande, de tal forma que tensamos el cable al máximo.

 

Subir piñones y tensar.

 

 

 

2º- Sin pedalear, accionamos el mando como si fuésemos a poner el piñón más pequeño. De esta forma destensamos el cable, pero el cambio no puede volver a su sitio al estar la rueda quieta, consiguiendo que el cable metálico quede muy flojo.

 

Bajar piñones sin pedalear

 

3º- Con el cable flojo, tenemos margen de sobra para sacar las camisas de las guías del cuadro. Con las camisas sueltas podemos desplazarlas y dejar al descubierto las zonas cubiertas del cable dónde puede haber suciedad.

 

Cable queda suelto

 

4º- Con un trapo mojado en aceite, limpiamos el cable a lo largo de su recorrido. Una vez lo limpiemos es conveniente mover la camisa de un extremo a otro para que vuelva a arrastrar la suciedad que quede en su interior, y volver a limpiarlo después.

 

Limpiar la suciedad con un trapo

 

 

5º- Finalmente volver a colocar las camisas en su sitio, y tensar el cambio como si subiésemos piñones. Tener cuidado de ajustar los topes de las camisas en las guías correctamente.

 

Como veis el proceso es muy sencillo, y la diferencia al cambiar puede ser abismal.

 

Espero que os sea de ayuda. ¡Hasta otra!

Login & Noticias