¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, acepta su uso.

Acepto

CLUB CICLISTA

LA CAROLINA

Menú Navegación

 

Los frenos de disco de nuestra mountain bike es sin duda uno de los componentes a los que debemos prestar más atención. No hace falta recordar la importancia de los frenos en cuestión de seguridad, pero además puede ser extremadamente molesto cuando el disco roza o chirría al frenar, por lo menos a mí me hace perder la paciencia…

 

Los frenos se componen de las manetas, que al apretarlas con nuestras manos accionan los pistones de las pinzas de freno, y que a su vez hacen a las pastillas “morder” el disco y de esta forma se detiene la rueda.

 

Existen dos tipos de frenos de disco y el ajuste de la pinza de freno es ligeramente diferente:

 

-         Frenos de discos hidráulicos. La fuerza se transfiere mediante presión a un latiguillo con líquido de frenos a la pinza, que muerde por ambos lados al disco.

 

Freno de Disco Hidráulico

 

 

Para ajustarlos debemos aflojar los tornillos que anclan la pinza al cuadro u horquilla, presionar la maneta de cambio y, sin soltar la maneta, apretar de nuevo los tornillos. De esta forma cuando soltemos la maneta de freno las dos pastillas se separarán por igual del disco y no rozará con ninguna, manteniendo una superficie de contacto óptima al frenar.

Tornillo anclajeAjuste Pinza de Freno

 

-        Frenos de discos mecánicos. La fuerza se transfiere tirando de un cable que va unido a una pastilla de la pinza. Esta pastilla es móvil y empuja el disco contra la otra que permanece quieta. La pastilla fija se puede acercar o alejar con un tornillo o ruedecilla.

 

Freno de disco mecánico

 

Para ajustar este tipo de freno debemos aflojar los tornillos de anclaje de la pinza, acercar un poco la pastilla fija al disco, seguidamente apretar la maneta para morder el disco y fijar la posición. Con la pinza en posición y sin soltar la maneta, apretamos los tornillos del anclaje al cuadro, soltamos la maneta para separar la pastilla móvil, y alejamos con el tornillo la pastilla fija lo suficiente para que no roce con el disco, pero sin pasarnos. Si el cable está muy suelto y no se tensa con la maneta, deberemos aflojar el tornillo que sujeta el cable, tensar un poco y volver a fijar.

 

Por otra parte existen dos tipos de discos de freno, dependiendo del anclaje al eje de la rueda. Éste es uno de los puntos que necesitaremos revisar periódicamente, y apretar el disco si es necesario.

 

-         Discos de 6 tornillos: El disco tiene 6 agujeros para atornillar el disco contra el buje de la rueda. Los tornillos suelen ser tipo torx. Si disponemos de llave dinamométrica usaremos un par de apriete entre 2 y 4 Nm (según Shimano).

 

Disco 6 Tornillos

 

-         Discos Centerlock: El disco se encaja sobre el buje, respetando unos raíles o guías metálicas que encaminan el disco en su correcta posición y hace que gire junto a la rueda. El disco se asegura con una tuerca especial, para la que necesitaremos una herramienta específica. Nadie tiene llaves dinamométricas de este tipo, pero para hacernos una idea de la fuerza necesaria se debe apretar a 40 Nm, mucho más que los 6 tornillos.

 

Disco Centerlock

 

Es importante que durante toda la operación de ajuste no toquemos con las manos los discos y pastillas de freno. Para que la frenada sea efectiva el disco debe estar limpio, y libre de partículas grasas o aceitosas. Las pastillas de freno nunca deben tener contacto con aceite o se contaminarán, perdiendo la capacidad de contacto necesaria para detener el disco. El disco de freno lo podemos limpiar con un trapo limpio y alcohol, existiendo además productos especiales para esto. Si se contamina la pastilla lo mejor será cambiarla, pero si queremos intentar recuperarla podemos rasparla con una lima o lija, limpiarla con alcohol, y probarla de nuevo.

 

Limpiador Disco

 

Durante la revisión debemos también observar el estado de desgaste de la pastilla de freno. Una pastilla de freno con grosor menor a un milímetro es considerada no segura, y sería mejor cambiarla lo antes posible para no quedarnos sin freno en mitad de una ruta y dañar el disco de freno.

 

Pastilla Gastada

 

Para cambiar la pastilla de freno debemos desanclar la pinza de freno, quitar el pasador que fija las pastillas, limpiar la pinza de suciedad y restos de ferodo, colocar la nueva pastilla, montar la pinza y ajustarla de nuevo. Si el freno es hidráulico necesitaremos meter los pistones hacia dentro antes de poner la nueva pastilla, podemos usar unos desmontadores de plástico para hacerlo. Herramientas metálicas con aristas podrían dañar el pistón. Al montar de nuevo las pinzas hidráulicas será necesario bombear varias veces con las manetas para que las pastillas de freno cojan su posición antes de ajustar.

 

Abrir Pistones

 

Finalmente comentar que si tenemos frenos hidráulicos y notamos que ocasionalmente se quedan flojas las manetas de freno, o que el tacto es esponjoso, significaría que tenemos burbujas de aire dentro del circuito hidráulico y habrá que purgarlo. Ésta operación es complicada y necesita herramientas especiales en algunos casos, por lo que será mejor acudir al taller, o hacerse con las herramientas y estudiar el proceso cuidadosamente.

 

¡Un saludo lector!

Login & Noticias